Guerra de Cuarta Generación, Parte I

26 07 2009

Cuidado, su cerebro está siendo bombardeado – Parte I

La cuarta guerra mundial ya comenzó. Mientras Ud. descansa, mientras Ud. consume, mientras Ud. goza de los espectáculos que le ofrece el sistema, un ejército invisible se está apoderando de su mente, de su conducta y de sus emociones. Su voluntad está siendo tomada por fuerzas de ocupación invisibles sin que Ud. sospeche nada. Las batallas ya no se desarrollan en espacios lejanos, sino en su propia cabeza. Ya no se trata de una guerra por conquista de territorios, sino de una guerra por conquista de cerebros, donde Ud. es el blanco principal. El objetivo ya no es matar, sino controlar. las balas ya no apuntan a su cuerpo, sino a sus contradicciones y vulnerabilidades psicológicas. Su conducta está siendo chequeada, monitoreada, y controlada por expertos. Su mente y su psicología están siendo sometidas a operaciones extremas de guerra de cuarta generación. Una guerra sin frentes ni retaguardias, una guerra sin tanques ni fusiles, donde Ud., es a la vez, la víctima y el victimario.

1. Guerra de Cuarta Generación

Guerra de Cuarta Generación (Fourth Generation Warfare – 4GW) es el término usado por los analisttas y estrategas militares para describir la última fase de la guerra en la era de la tecnología informática y de las comunicaciones globalizadas.

En 1989 comenzó la formulación de la teoría de la 4GW cuando William Lind y cuatro oficiales del Ejército y del Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos, titularon un documento: “El rostro cambiante de la guerra: hacia la cuarta generación”

Ese año, el documento se publicó simultáneamente en la edición de octubre del Military Review y la Marine Corps Gazette.


Si bien en sus primeros tramos de la década del noventa la teoría no fue precisada ni se expresó claramente qué se entiende por 4GW, el concepto luego fue asociado a la Guerra Asimétrica y a la “Guerra Contraterrorista”.

William Lind escribió su esbozo de teoría, en momentos en que la Unión Soviética ya había sido derrotada en Afganistán e iniciaba su colapso inevitable como sistema de poder mundial.

Por lo tanto, a la Guerra de Cuarta Generación se la visualiza como una hipótesis de conflicto emergente de la pos-Guerra Fría, en tanto que algunos analistas relacionan su punto de partida histórico con los atentados terroristas del 11-S en EEUU.

En cuanto a la evolución de la fases de la guerra hasta la cuarta generación, se la describe así:

Fase inicial: arranca con la aparición de las armas de fuego y alcanzaría su máxima expresión en las guerras napoleónicas. Las formaciones lineales y el “orden” en el campo de batalla constituyen sus principales rasgos y el enfrentamiento entre masas de hombres, su esencia. La Guerra de Primera Generación corresponde a los enfrentamientos con tácticas de líneas y columnas.

Fase segunda: comienza con el advenimiento de la Revolución Industrial y la disponibilidad en el campo de batalla de medios capaces de desplazar grandes masas de personas y de desatar poderosos fuegos de artillería. El enfrentamiento de potencia contra potencia y el empleo de grandes recursos, constituye el rasgo esencial de esta generación. La Primera Guerra Mundial es su ejemplo paradigmático.

Fase tercera: se caracteriza por la búsqueda de neutralización de la potencia del enemigo mediante la detección de flancos débiles con la finalidad de anular su capacidad operativa, sin necesidad de destruirlo físicamente. La Guerra de Tercera Generación fue desarrollada por el Ejercito Alemán en el conflicto mundial de 1939-1945 y es comúnmente conocida como “guerra relámpago” (Blitzkrieg). No se basa en la potencia de fuego, sino en la velocidad y sorpresa. Se identifica esta etapa con el empleo de la guerra psicológica y tácticas de infiltración en la retaguardia del enemigo durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1991, el profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén Martín Van Creveld publicó un libro titulado “La Transformación de la Guerra”, que aportaría sustento intelectual a la teoría de la 4GW.

El autor sostiene que la guerra ha evolucionado hasta un punto en que la teoría de Clausewitz resulta inaplicable.

Van Creveld prevé que en el futuro las bases militares serán reemplazadas por escondites y depósitos, y el control de la población se efectuará mediante una mezcla de propaganda y terror.

Las fuerzas regulares se irán trasformando en algo diferente a lo que han sido tradicionalmente, señala Van Creveld. También prevé la desaparición de los principales sistemas de combate convencionales y su conversión en conflictos de baja intensidad (también llamados Guerras Asimétricas) .

La variante “contraterrorista”

Tras los ataques terroristas del 11-S en EEUU, la Guerra de Cuarta Generación se complementa con el uso del “terrorismo mediatizado” como estrategia y sistema avanzado de manipulación y control social.

Se produce, por primera vez, el uso sistematizado del “terrorismo” (realizado por grupos operativos infiltrados en la sociedad civil) complementado con Operaciones Psicológicas Mediáticas orientadas al aprovechamiento social, político y militar del hecho “terrorista”.

La “Guerra Contraterrorista” (una variante complementaria de la Guerra de Cuarta Generación) borra las fronteras tradicionales entre “frente amigo” y “frente enemigo” y sitúa como eje estratégico de disputa la guerra contra un enemigo universal invisible diseminado por todo el planeta: el terrorismo.

La lógica del “nuevo enemigo” de la humanidad, identificada con el terrorismo tras el 11-S, se articula operativamente a partir de la “Guerra Contraterrorista” que compensa la desaparición del “enemigo estratégico” del capitalismo en el campo internacional de la Guerra Fría: la Unión Soviética.

La “guerra preventiva” contra el “terrorismo” (como veremos más adelante) produce un salto cualitativo en la metodología y en los recursos estratégicos de la Guerra de Cuarta Generación al servicio de los intereses imperiales de la potencia hegemónica regente del sistema capitalista: EEUU .

La “guerra inter-potencias” (o inter-países”) expresada en la confrontación “Este-Oeste”, desaparece con la Unión Soviética, y es sustituida, a partir del 11-S, por la “Guerra Contraterrorista” librada por todas las potencias y por el Imperio regente (EEUU) contra un sólo enemigo: el terrorismo “sin fronteras”.

El desarrollo tecnológico e informático, la globalización del mensaje y las capacidades para influir en la opinión pública mundial, convertirán a la Guerra Psicológica Mediática en el arma estratégica dominante de la 4GW, en su variante “contraterrorista”.

Las operaciones con unidades militares son sustituidas por operaciones con unidades mediáticas, y la acción psicológica con el “terror” sustituye a las armas en el teatro de la confrontación.

De esta manera, y a partir del 11-S norteamericano, la “Guerra Contraterrorista” y la “Guerra Psicológica”, conforman las dos columnas estratégicas que sostienen a la Guerra de Cuarta Generación, con los medios de comunicación convertidos en los nuevos ejércitos de conquista.

2. Guerra Psicológica (o Guerra Sin Fusiles)

En la definición conceptual actual, la columna vertebral de la Guerra de Cuarta Generación se enmarca dentro del concepto de “guerra psicológica”, o “guerra sin fusiles”, que fue acuñado, por primera vez, en los manuales de estrategia militar de la década del setenta.

En su definición técnica, “Guerra Psicológica”, o “Guerra sin Fusiles”, es el empleo planificado de la propaganda y de la acción psicológica orientadas a direccionar conductas, en la búsqueda de objetivos de control social, político o militar, sin recurrir al uso de la armas.

Los ejércitos militares, son sustituidos por grupos operativos descentralizados especialistas en insurgencia y contrainsurgencia, y por expertos en comunicación y psicología de masas.

El desarrollo tecnológico e informático de la era de las comunicaciones, la globalización del mensaje y las capacidades para influir en la opinión pública mundial, convertirán a las operaciones de acción psicológica mediática en el arma estratégica dominante del la 4GW.

Como en la guerra militar, un plan de guerra psicológica está destinado a: aniquilar, controlar o asimilar al enemigo.

La guerra militar y sus técnicas se revalorizan dentro de métodos científicos de control social, y se convierten en una eficiente estrategia de dominio sin el uso de las armas.

A diferencia de la Guerra Convencional, la Guerra de Cuarta Generación no se desarrolla en teatros de operaciones visibles.

No hay frentes de batalla con elementos materiales: la guerra se desarrolla en escenarios combinados, sin orden aparente y sin líneas visibles de combate, los nuevos soldados no usan uniforme y se mimetizan con los civiles.

Ya no existen los elementos de la acción militar clásica: grandes unidades de combate (tanques, aviones, soldados, frentes, líneas de comunicación, retaguardia, etc).

Las bases de planificación militar son sustituidas por pequeños centros de comando y planificación clandestinos, desde donde se diseñan las modernas operaciones tácticas y estratégicas.

Las grandes batallas son sustituidas por pequeños conflictos localizados, con violencia social extrema, y sin orden aparente de continuidad.

Las grandes fuerzas militares son sustituidas por pequeños grupos operativos (Unidades de Guerra Psicológica) dotados de gran movilidad y de tecnología de última generación, cuya función es detonar desenlaces sociales y políticos mediante operaciones de guerra psicológica.

Las unidades de Guerra Psicológica son complementadas por Grupos Operativos, infiltrados en la población civil con la misión de detonar hechos de violencia y conflictos sociales.

Las tácticas y estrategias militares, son sustituidas por tácticas y estrategias de control social, mediante la manipulación informativa y la acción psicológica orientada a direccionar conducta social masiva.

Los blancos ya no son físicos (como en el orden militar tradicional) sino psicológicos y sociales. El objetivo ya no apunta a la destrucción de elementos materiales (bases militares, soldados, infraestructuras civiles, etc), sino al control del cerebro humano.

Las grandes unidades militares (barcos, aviones, tanques, submarinos, etc) son sustituidas por un gran aparato mediático compuesto por las grandes redacciones y estudios de radio y televisión.

El bombardeo militar es sustituido por el bombardeo mediático: Las consignas y las imágenes sustituyen a las bombas, misiles y proyectiles del campo militar.

El objetivo estratégico ya no es el apoderamiento y control de áreas físicas (poblaciones, territorios, et) sino el apoderamiento y control de la conducta social masiva.

Las unidades tácticas de combate (operadores de la guerra psicológica) ya no disparan balas sino consignas direccionadas a conseguir un objetivo de control y manipulación de conducta social masiva.

Los tanques, fusiles y aviones son sustituidos por los medios de comunicación (los ejércitos de cuarta generación) y las operaciones psicológicas se constituyen en el arma estratégica y operacional dominante.

3- El blanco

En la Guerra sin Fusiles, la Guerra de Cuarta Generación (también llamada Guerra Asimétrica) , el campo de batalla ya no está en el exterior, sino dentro de su cabeza.

Las operaciones ya no se trazan a partir de la colonización militar para controlar un territorio, sino a partir de la colonización mental para controlar una sociedad.

Los soldados de la 4GW ya no son militares, sino expertos comunicacionales en insurgencia y contrainsurgencia, que sustituyen a las operaciones militares por las operaciones psicológicas.

Las balas militares son sustituidas por consignas mediáticas que no destruyen su cuerpo, sino que anulan su capacidad cerebral de decidir por usted mismo.

Los bombardeos mediáticos con consignas están destinados a destruir el pensamiento reflexivo ( información, procesamiento y síntesis) y a sustituirlo por una sucesión de imágenes sin resolución de tiempo y espacio (alienación controlada) .

Los bombardeos mediáticos no operan sobre su inteligencia, sino sobre su psicología: no manipulan su conciencia sino sus deseos y temores inconcientes.

Todos los días, durante las 24 horas, hay un ejército invisible que apunta a su cabeza: no utiliza tanques, aviones ni submarinos, sino información direccionada y manipulada por medio de imágenes y titulares.

Los guerreros psicológicos no quieren que usted piense información, sino que usted consuma información: noticias, títulos, imágenes, que excitan sus sentidos y su curiosidad, sin conexión entre sí.

Su cerebro está sometido a la lógica de Maquiavelo: “divide y reinarás”: Cuando su mente se fragmenta con titulares desconectados entre sí, deja de analizar (qué, porqué y para qué de cada información) y se convierte en consumista de órdenes psicológicas direccionalas a través de consignas.

Los titulares y las imágenes son los misiles de última generación que las grandes cadenas mediáticas disparan con demoledora precisión sobre su cerebro convertido en teatro de operaciones de la Guerra de Cuarta Generación.

Cuando Ud. consume titulares con “Bin Laden”, “Al Qaeda”, “terrorismo musulmán”: su mente está consumiendo consignas de miedo asociadas con “terrorismo”, y su cerebro está sirviendo de teatro de operaciones a la “Guerra Contraterrorista” lanzada para controlar a la sociedades a escala global.

Cuando Ud. consume prensa internacional sin analizar los qué y los para qué, los intereses del poder imperial que se mueven detrás de cada noticia o información periodística, Ud. está consumiendo Guerra de Cuarta Generación.

Próximamente, Parte II del informe.

POST DE Manuel Freytas – Iarnoticias.com






Venezuela prohíbe la Coca Cola Zero

12 06 2009

BUENA JUGADA DEL KOMANDANT CHAVEZ,, HAY K REKONOCERLO,, LA COCA COLA ZERO SI KONTIENE KOMPONENTES NETAMENT NOCIVOS Y LA OMS LO SABE,, PUBLIKARE LO K TIENE EN EL SIGUIENT POST,, MIENTRAS,, LES SUGIERON K NO TOMEN ESA VAINA….
____________________________________________________________

El Ministerio de Salud ordena sacar el producto del mercado por considerarlo “perjudicial para los humanos”

EFE – Caracas – 11/06/2009

El Ministerio de Salud de Venezuela ha ordenado la retirada del mercado de la bebida Coca Cola Zero por considerar que contiene “un componente que puede resultar perjudicial para los humanos”, ha informado la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN).

El titular de la cartera de Salud, Jesús Mantilla, ha informado de la activación de un “procedimiento de inspección” a la empresa Coca Cola”, en el que se incluye la orden de “recolección de todas las Coca Cola Zero que se encuentran en los establecimientos comerciales” del país.

“El producto debe salir de circulación para preservar la salud de los venezolanos”, ha dicho Mantilla, y ha añadido que la inspección también prevé la solicitud oficial a la trasnacional de “evitar las próximas ventas del producto” en Venezuela. El ministro no ha precisado, sin embargo, qué ingrediente de la bebida gaseosa ha sido identificado como nocivo para la salud de los humanos.





Venezuela prohíbe la Coca Cola Zero

12 06 2009

BUENA JUGADA DEL KOMANDANT CHAVEZ,, HAY K REKONOCERLO,, LA COCA COLA ZERO SI KONTIENE KOMPONENTES NETAMENT NOCIVOS Y LA OMS LO SABE,, PUBLIKARE LO K TIENE EN EL SIGUIENT POST,, MIENTRAS,, LES SUGIERON K NO TOMEN ESA VAINA….
____________________________________________________________

El Ministerio de Salud ordena sacar el producto del mercado por considerarlo “perjudicial para los humanos”

EFE – Caracas – 11/06/2009

El Ministerio de Salud de Venezuela ha ordenado la retirada del mercado de la bebida Coca Cola Zero por considerar que contiene “un componente que puede resultar perjudicial para los humanos”, ha informado la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN).

El titular de la cartera de Salud, Jesús Mantilla, ha informado de la activación de un “procedimiento de inspección” a la empresa Coca Cola”, en el que se incluye la orden de “recolección de todas las Coca Cola Zero que se encuentran en los establecimientos comerciales” del país.

“El producto debe salir de circulación para preservar la salud de los venezolanos”, ha dicho Mantilla, y ha añadido que la inspección también prevé la solicitud oficial a la trasnacional de “evitar las próximas ventas del producto” en Venezuela. El ministro no ha precisado, sin embargo, qué ingrediente de la bebida gaseosa ha sido identificado como nocivo para la salud de los humanos.





CUANDO LOS VOTOS SE HACEN BITS, UN HACKER PUEDE DECIDIR QUIEN GANA

26 05 2009



Crece en Estados Unidos y Europa la preocupación por la seguridad de la votación electrónica



Mercè Molist

¿Podría un equipo de doce hackers cambiar el rumbo de unas elecciones? La respuesta es sí, según un estudio del Brennan Center sobre votación electrónica. Cuando las papeletas se transforman en bits, los riesgos de la seguridad informática, como intrusos, virus y troyanos, entran en el juego democrático.

En las recientes elecciones en Estados Unidos, donde el 39% de la población usó máquinas de votación electrónica, se perdieron 18.000 votos en el distrito 13 de Florida. Una cuestión peliaguda, en un estado donde el candidato republicano ganó al demócrata por 373 votos.

¿Dónde están los 18.000 perdidos? En unas máquinas que no tenían sistema de “back-up” ni daban recibos en papel por voto emitido, lo que imposibilita un recuento. La propia cifra de 18.000 votos desaparecidos es sólo una aproximación, en base a la participación en otros distritos.

Es lo que tiene el fraude en la votación electrónica: no deja huella. Lo explica el investigador Jon Stokes en su estudio “Cómo robar una elección hackeando el voto”: “Se puede alterar la tabulación de votos, el registro de los mismos y también el recuento de formas indetectables”.

Los fallos de “software” que retrasaron la apertura de algunas mesas y recuentos fueron la norma en las elecciones norteamericanas. Lo anormal sucedía en Pennsylvania, con el fenómeno bautizado como “vote flipping” (voto saltarín): el elector escogía a un candidato y el ordenador marcaba a su contrario.

O en Maryland, donde la máquina aseguraba al votante que ya había votado, cuando aún estaba en el proceso. Nadie sabe cuántas personas insistieron, en cuántas ocasiones el ordenador no contó su voto y en cuántas lo contó dos o tres veces. O el candidato a alcalde en el pequeño pueblo de Poinsett que se votó a sí mismo, pero la máquina le asignó cero votos.

Después de las elecciones, el experto en seguridad Bruce Schneier denunciaba: “Las máquinas están “protegidas” con llaves de minibar de hotel. El “software” está mal diseñado. Los votos computados se guardan en archivos fácilmente manipulables. Las máquinas pueden ser infectadas con virus. Algunas funcionan con Windows, con todos los fallos de seguridad que conlleva”.

Recientemente, un grupo de hackers holandeses demostraba que las máquinas de votación electrónica que empiezan a usarse en Europa son también inseguras. En un programa de televisión, mostraron como las Nedap ES3B, que han adquirido Irlanda, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Holanda y Dinamarca, podían reprogramarse para jugar al ajedrez, o espiar a 25 metros de distancia los votos que se les introducían.

El servicio secreto danés reaccionó retirando 1.200 máquinas. Pero no de la marca Nedap, que representa el 90% de equipos para la votación electrónica en aquel país, sinó de la empresa holandesa Sdu. La también holandesa Nedap prometió en un comunicado enmendar los fallos detectados.

Estos incidentes pueden achacarse a simples errores. Pero cada vez más voces avisan contra ellos, porque facilitan los fraudes intencionados. Al acabar las elecciones norteamericanas, la organización Electronic Frontier Foundation reclamaba un cambio legislativo que obligue a los fabricantes a someterse a auditorías independientes y hacer público el código de sus programas.

El estudio “La maquinaria de la democracia: protegiendo las elecciones en un mundo electrónico”, del Brennan Center, va más allá y, con la ayuda de expertos de todo el mundo, dilucida si sería posible cambiar el rumbo de unas elecciones, manipulando las principales máquinas en uso en Estados Unidos: Sequoia, Diebold y Election Systems & Software.

Su conclusión es que sería suficiente con un grupo de doce personas. Los expertos detectaron 120 formas de sabotaje a las que son vulnerables estos aparatos: “Lo más fácil sería introducir un programa troyano, cuando la máquina está en la fábrica o a través de sus conexiones inalámbricas, que infectase a las otras y se autodestruyese, acabada la tarea”.

Informáticos y asociaciones de derechos civiles aseguran que no es ciencia-ficción. El vídeo “Hacking Democracy”, de la organización Black Box Voting, muestra cómo se puede reconfigurar fácilmente una máquina Diebold o manipular el archivo donde guarda los votos. Nada está cifrado y no quedan trazas de la manipulación.

Tampoco es imposible que alguien manipule los programas cuando la máquina está aún en la fábrica. En los últimos años, Diebold ha sufrido diversos accesos no autorizados a sus redes, robos de documentos e incluso del código de sus programas.

Jon Stokes asegura: “Internet está llena de documentos que explican vulnerabilidades de estas máquinas y cómo explotarlas. Antes, sólo debíamos confiar en el Comité Electoral para tener unas elecciones limpias. Ahora, debemos confiar en la empresa que ha fabricado la máquina, en sus trabajadores y en cualquier tercera parte que toque el “software””.

Pere Vallès, consejero delegado de la empresa Scytl, especializada en votación electrónica, afirma: “Estas empresas lo han hecho muy mal, por su poca seguridad y el hecho de ser sistemas cerrados, como una caja negra. Son muy vulnerables y, potencialmente, se podrían cambiar unas elecciones manipulando estas máquinas”.

Vallès considera que “el voto electrónico no debería eliminarse sino hacerse con transparencia”, aunque no ve mercado para las máquinas en Europa: “Tiene sentido en Estados Unidos, porque el sistema electoral es muy complicado. Lo que nosotros necesitamos es subir la participación y dar un uso al DNI digital, para lo que el voto por Internet es mejor”.

Suiza es el país pionero en voto por Internet. Un 60% de la población ha votado así este año. Pero en España queda un largo camino para usar la red o máquinas de voto electrónico en unas elecciones generales, afirma Vallès: “Primero, hay que cambiar la ley electoral, que es una ley orgánica y un tema muy delicado, lo que significa que deben ponerse todos de acuerdo. Hay para rato”.





CUANDO LOS VOTOS SE HACEN BITS, UN HACKER PUEDE DECIDIR QUIEN GANA

26 05 2009



Crece en Estados Unidos y Europa la preocupación por la seguridad de la votación electrónica



Mercè Molist

¿Podría un equipo de doce hackers cambiar el rumbo de unas elecciones? La respuesta es sí, según un estudio del Brennan Center sobre votación electrónica. Cuando las papeletas se transforman en bits, los riesgos de la seguridad informática, como intrusos, virus y troyanos, entran en el juego democrático.

En las recientes elecciones en Estados Unidos, donde el 39% de la población usó máquinas de votación electrónica, se perdieron 18.000 votos en el distrito 13 de Florida. Una cuestión peliaguda, en un estado donde el candidato republicano ganó al demócrata por 373 votos.

¿Dónde están los 18.000 perdidos? En unas máquinas que no tenían sistema de “back-up” ni daban recibos en papel por voto emitido, lo que imposibilita un recuento. La propia cifra de 18.000 votos desaparecidos es sólo una aproximación, en base a la participación en otros distritos.

Es lo que tiene el fraude en la votación electrónica: no deja huella. Lo explica el investigador Jon Stokes en su estudio “Cómo robar una elección hackeando el voto”: “Se puede alterar la tabulación de votos, el registro de los mismos y también el recuento de formas indetectables”.

Los fallos de “software” que retrasaron la apertura de algunas mesas y recuentos fueron la norma en las elecciones norteamericanas. Lo anormal sucedía en Pennsylvania, con el fenómeno bautizado como “vote flipping” (voto saltarín): el elector escogía a un candidato y el ordenador marcaba a su contrario.

O en Maryland, donde la máquina aseguraba al votante que ya había votado, cuando aún estaba en el proceso. Nadie sabe cuántas personas insistieron, en cuántas ocasiones el ordenador no contó su voto y en cuántas lo contó dos o tres veces. O el candidato a alcalde en el pequeño pueblo de Poinsett que se votó a sí mismo, pero la máquina le asignó cero votos.

Después de las elecciones, el experto en seguridad Bruce Schneier denunciaba: “Las máquinas están “protegidas” con llaves de minibar de hotel. El “software” está mal diseñado. Los votos computados se guardan en archivos fácilmente manipulables. Las máquinas pueden ser infectadas con virus. Algunas funcionan con Windows, con todos los fallos de seguridad que conlleva”.

Recientemente, un grupo de hackers holandeses demostraba que las máquinas de votación electrónica que empiezan a usarse en Europa son también inseguras. En un programa de televisión, mostraron como las Nedap ES3B, que han adquirido Irlanda, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Holanda y Dinamarca, podían reprogramarse para jugar al ajedrez, o espiar a 25 metros de distancia los votos que se les introducían.

El servicio secreto danés reaccionó retirando 1.200 máquinas. Pero no de la marca Nedap, que representa el 90% de equipos para la votación electrónica en aquel país, sinó de la empresa holandesa Sdu. La también holandesa Nedap prometió en un comunicado enmendar los fallos detectados.

Estos incidentes pueden achacarse a simples errores. Pero cada vez más voces avisan contra ellos, porque facilitan los fraudes intencionados. Al acabar las elecciones norteamericanas, la organización Electronic Frontier Foundation reclamaba un cambio legislativo que obligue a los fabricantes a someterse a auditorías independientes y hacer público el código de sus programas.

El estudio “La maquinaria de la democracia: protegiendo las elecciones en un mundo electrónico”, del Brennan Center, va más allá y, con la ayuda de expertos de todo el mundo, dilucida si sería posible cambiar el rumbo de unas elecciones, manipulando las principales máquinas en uso en Estados Unidos: Sequoia, Diebold y Election Systems & Software.

Su conclusión es que sería suficiente con un grupo de doce personas. Los expertos detectaron 120 formas de sabotaje a las que son vulnerables estos aparatos: “Lo más fácil sería introducir un programa troyano, cuando la máquina está en la fábrica o a través de sus conexiones inalámbricas, que infectase a las otras y se autodestruyese, acabada la tarea”.

Informáticos y asociaciones de derechos civiles aseguran que no es ciencia-ficción. El vídeo “Hacking Democracy”, de la organización Black Box Voting, muestra cómo se puede reconfigurar fácilmente una máquina Diebold o manipular el archivo donde guarda los votos. Nada está cifrado y no quedan trazas de la manipulación.

Tampoco es imposible que alguien manipule los programas cuando la máquina está aún en la fábrica. En los últimos años, Diebold ha sufrido diversos accesos no autorizados a sus redes, robos de documentos e incluso del código de sus programas.

Jon Stokes asegura: “Internet está llena de documentos que explican vulnerabilidades de estas máquinas y cómo explotarlas. Antes, sólo debíamos confiar en el Comité Electoral para tener unas elecciones limpias. Ahora, debemos confiar en la empresa que ha fabricado la máquina, en sus trabajadores y en cualquier tercera parte que toque el “software””.

Pere Vallès, consejero delegado de la empresa Scytl, especializada en votación electrónica, afirma: “Estas empresas lo han hecho muy mal, por su poca seguridad y el hecho de ser sistemas cerrados, como una caja negra. Son muy vulnerables y, potencialmente, se podrían cambiar unas elecciones manipulando estas máquinas”.

Vallès considera que “el voto electrónico no debería eliminarse sino hacerse con transparencia”, aunque no ve mercado para las máquinas en Europa: “Tiene sentido en Estados Unidos, porque el sistema electoral es muy complicado. Lo que nosotros necesitamos es subir la participación y dar un uso al DNI digital, para lo que el voto por Internet es mejor”.

Suiza es el país pionero en voto por Internet. Un 60% de la población ha votado así este año. Pero en España queda un largo camino para usar la red o máquinas de voto electrónico en unas elecciones generales, afirma Vallès: “Primero, hay que cambiar la ley electoral, que es una ley orgánica y un tema muy delicado, lo que significa que deben ponerse todos de acuerdo. Hay para rato”.





¿Quién acudió este año a la reunión del grupo Bilderberg?,, AGRADECIMIENTOS A GORKA LARRABEITI

21 05 2009
Se celebró del 14 al 17 de mayo la reunión del grupo más influyente y más ‘secreto’ del mundo

Desde 1954 el grupo Bilderberg, élite político-económico-militar occidental, se reúne a puerta cerrada para acordar líneas de actuación comunes para todos los gobiernos, bancos centrales y organismos internacionales. Este año el marco elegido para el cónclave fue el Nafsika Astir Palace Hotel de Vouliagmeni, una localidad costera a 20 km. de Atenas. Los asistentes fueron unos 130 entre jefes de Estado y de gobierno, ministros de economía, banqueros centrales, economistas, administradores delegados de las principales multinacionales, jefes de Estado Mayor y directores de las redes televisivas y editoriales más importantes de Europa y América del Norte.

No hubo ruedas de prensa ni comunicados oficiales, de modo que no se sabe a ciencia cierta el orden del día. Sin embargo, este año el escritor ruso Daniel Estulin (que lleva años estudiando y publicando libros sobre el Grupo Bilderberg) declaró que había conseguido una copia del orden del día, que sería el siguiente: “El futuro de la economía de EEUU y el dólar; el desempleo en EEUU: soluciones y previsiones; ¿Depresión o estancamiento prolongado?; la ratificación del Tratado de Lisboa”.

Dos periodistas, Charlie Skelton para el Guardian, y Paul Dorneanu para infocon.ro, han documentado abundantemente las severas medidas de seguridad que rodeaban el hotel donde se celebró la reunión. Ambos han denunciado que sufrieron persecución, amenazas y que los llevaron a declarar a la comisaría de policía. Todo por intentar informar.

Lean la lista, tomada del sitio Peace Reporter

Dutch Queen Beatrix

Queen Sofia of Spain

Prince Constantijn (Belgian Prince)

Prince Philippe Etienne Ntavinion, Belgium

Étienne, Viscount Davignon, Belgium (former vice-president of the European Commission)

Josef Ackermann (Swiss banker and CEO of Deutsche Bank)

Keith B. Alexander, United States (Lieutenant General, U.S. Army, Director of the National Security Agency)

Roger Altman, United States (investment banker, former U.S. Deputy Treasury Secretary under Bill Clinton)

Georgios A. Arapoglou, Greece (Governor of National Bank of Greece)

Ali Babaca , Turkey (Deputy Prime Minister responsible for economy)

Francisco Pinto Balsemão, Portugal (former Prime Minister of Portugal)

Nicholas Bavarez, France (economist and historian)

Franco Bernabè, Italy (Telecom Italia)

Xavier Bertrand, France (French politician connected to Nicolas Sarkozy)

Carl Bildt, Sweden (former Prime Minister of Sweden)

January Bgiorklount, Norway (?)

Christoph Blocher, Switzerland (industrialist, Vice President of the Swiss People’s Party)

Alexander Bompar, France (?)

Ana Patricia Botin, Spain, (President of Banco Banesto)

Henri de Castries, France (President of AXA, the French global insurance companies group)

Juan Luis Cebrián, Spain (journalist for Grupo PRISA; his father was a senior journalist in the fascist Franco regime)

W. Edmund Clark, Canada (CEO TD Bank Financial Group)

Kenneth Clarke, Great Britain (MP, Shadow Business Secretary)

Luc Cohen, Belgium (?)

George David, United States (Chairman and former CEO of United Technologies Corporation, board member of Citigroup)

Richard Dearlove, Great Britain (former head of the British Secret Intelligence Service)

Mario Draghi, Italy (economist, governor of the Bank of Italy)

Eldrup Anders, Denmark (CEO Dong Energy)

John Elkann, Italy (Italian industrialist, grandson of the late Gianni Agnelli, and heir to the automaker Fiat)

Thomas Enders, Germany (CEO Airbus)

Jose Entrecanales, Spain (?)

Isintro phenomena casket, Spain (?) (¿Isidro Fainé, presidente de la Caixa?)

Niall Ferguson, United States (Professor of History at Harvard University and William Ziegler Professor at Harvard Business School)

Timothy Geithner, United States (Secretary of the Treasury)

Ntermot convergence, Ireland (AIV Group) (?)

Donald Graham, United States (CEO and chairman of the board of The Washington Post Company)

Victor Chalmperstant, Netherlands (Leiden University)

Ernst Hirsch Ballin, Netherlands (Dutch politician, minister of Justice in the fourth Balkenende cabinet, member of the Christian Democratic Appeal)

Richard Holbrooke, United States (Obama’s special envoy for Afghanistan and Pakistan)

Jaap De Hoop Scheffer, Netherlands (Dutch politician and the current NATO Secretary General)

James Jones, United States (National Security Advisor to the White House)

Vernon Jordan, United States (lawyer, close adviser to President Bill Clinton)

Robert Keigkan, United States (? – possibly Robert Kagan, neocon historian)

Girki Katainen, Finland (?)

John Kerr (aka Baron Kerr of Kinlochard), Britain (Deputy Chairman of Royal Dutch Shell and an independent member of the House of Lords)

Mustafa Vehbi Koç, Turkey (President of industrial conglomerate Koç Holding)

Roland GT, Germany (?)

Sami Cohen, Turkey (Journalist) (?)

Henry Kissinger, United States

Marie Jose Kravis, United States (Hudson Institute)

Neelie Kroes, Netherlands (European Commissioner for Competition)

Odysseas Kyriakopoulos, Greece (Group S & B) (?)

Manuela Ferreira Leite, Portugal (Portuguese economist and politician)

Bernardino Leon Gross, Spain (Secretary General of the Presidency)

Jessica Matthews, United States (President of the Carnegie Endowment for International Peace)

Philippe Maystadt (President of the European Investment Bank)

Frank McKenna, Canada (Deputy Chairman of the Toronto-Dominion Bank)

John Micklethwait, Great Britain (Editor-in-chief of The Economist)

Thierry de Montbrial, France (founded the Department of Economics of the École Polytechnique and heads the Institut français des relations internationales)

Mario Monti, Italy (Italian economist and politician, President of the Bocconi University of Milan)

Miguel Angel Moratinos, Spain (Minister of Foreign Affairs)

Craig Mundie, United States (chief research and strategy officer at Microsoft)

Egil Myklebust, Norway (Chairman of the board of SAS Group, Scandinavian Airlines System)

Mathias Nass, Germany (Editor of the newspaper Die Zeit)

Denis Olivennes, France (director general of Nouvel Observateur)

Frederic Oudea, France (CEO of Société Générale bank)

Cem Özdemir, Germany (co-leader of the Green Party and Member of the European Parliament)

Tommaso Padoa-Schioppa, Italy (Italian banker, economist, and former Minister of Economy and Finance)

Dimitrios Th.Papalexopoulo, Greece (Managing Director of Titan Cement Company SA)

Richard Perle, United States (American Enterprise Institute)

David Petraeus, United States (Commander, U.S. Central Command)

Manuel Pinho, Portugal (Minister of Economy and Innovation)

J. Robert S. Prichard, Canada (CEO of Torstar Corporation and president emeritus of the University of Toronto)

Romano Prodi, Italy (former Italian Prime Minister and former President of the European Commission)

Heather M. Reisman, Canada (co-founder of Indigo Books & Music Inc.).

Eivint Reitan, Norway (economist, corporate officer and politician for the Centre Party)

Michael Rintzier, Czech Republic (?)

David Rockefeller, United States

Dennis Ross, United States (special adviser for the Persian Gulf and Southwest Asia to Secretary of State Hillary Clinton)

Barnett R. Rubin, United States (Director of Studies and Senior Fellow, Center for International Cooperation)

Alberto Ruiz Gallardón, Spain (?)

Susan Sampantzi Ntintzer, Turkey (?) Guler Sabanci, President of Sabanci Holdings (?)

Indira Samarasekera, Canada (President of University of Alberta, Board of Directors Scotiabank)

Rountol Solten, Austria (?)

Jürgen E. Schrempp, Germany (CEO DaimlerChrysler)

Pedro Solbes Mira, Spain (economist, Socialist, Second Vice President and Minister of Economy and Finance)

Sampatzi Saraz, Turkey (banker) (?) possibly Süreyya Serdengeçti (former Governor of the Central Bank of Turkey) http://arsiv.zaman.com.tr/2002/05/29/ekonomi/h6.htm

Sanata Seketa, Canada (University of Canada) (?)

Lawrence Summers, United States (economist, Director of the White House’s National Economic Council)

Peter Sutherland, Ireland (Chairman, BP and Chairman of Goldman Sachs International)

Martin Taylor, United Kingdom (former chief executive of Barclays Bank, currently Chairman of Syngenta AG)

Peter Thiel, United States (Clarium Capital Management LCC, PayPal co-founder, Board of Directors, Facebook)

Agan Ourgkout, Turkey (?)

Matti Taneli Vanhanen, Finland, (Prime Minister)

Daniel L. Vasella, Switzerland (Chairman of the Board and Chief Executive Officer at Novartis AG)

Jeroen van der Veer, Netherlands (CEO of Royal Dutch Shell)

Guy Verhofstadt, Belgium (former Prime Minister)

Paul Volcker, U.S. (former Federal Reserve director, Chair of Obama’s Economic Recovery Advisory Board)

Jacob Wallenberg, Sweden (chairman of Investor AB and former chairman of Skandinaviska Enskilda Banken)

Marcus Wallenberg, Sweden (CEO of Investor AB, former chairman of Skandinaviska Enskilda Banken)

Nout Wellink, Netherlands (Chairman of De Nederlandsche Bank, Board of Directors, the Bank of International Settlements)

Hans Wijers, Netherlands (CEO of the multinational corporation AkzoNobel)

Martin Wolf, Great Britain (associate editor and chief economics commentator at the Financial Times)

James Wolfensohn, United States (former president of the World Bank)

Paul Wolfowitz, United States (for U.S. Deputy Secretary of Defense, President of the World Bank, currently AEI scholar)

Fareed Zakaria, United States (journalist, author, and CNN host)

Robert Zoellick, United States (former managing director of Goldman Sachs, President the World Bank)

Dora Bakoyannis, Greece (Minister of Foreign Affairs)

Anna Diamantopoulou, Greece (Member of Parliament for the Panhellenic Socialist Movement)

Yannis Papathanasiou, Greece (Minister of Finance)

George Alogoskoufis, Greece (former Minister)

George A. David, Greece (businessman, president of Coca-Cola)





EMERGENCIA: Alex Jones expone el fraude del Virus H1N1 (02-05-09) / Parte 1

6 05 2009